martes, 16 de octubre de 2012

Si os interesa, consultar dolorirruptivo.com


Dr. David-M Muñoz Carmonadavidmunoz.oncort@gmail.com. Servicio de Oncología Radioterápica. Juan Ramón Jiménez. Huelva.
Antecedentes Personales

Paciente de 49 años de edad, VIH en 1999, diagnosticada de cáncer de mama en el año 2011.
Enfermedad Actual
La paciente que ingresa en nuestro hospital por mal control analgésico secundario a la afectación metastásica ósea generalizada.
En enero de 2011 con AP (BAG) compatible con carcinoma ductal infiltrante iniciando quimioterapia neoadyuvante, protocolo TEC (taxotere-epirrubicina-ciclofosfamida), con buena tolerancia y respuesta clínica (6 ciclos, último 7 Junio 2011). Con fecha de 02-08-2011 se realiza Mastectomía + vaciamiento axilar de rescate en mama derecha. El diagnóstico anatomopatológico fue: pieza de mastectomía con vaciamiento axilar derecho con: -Carcinoma ductal infiltrante multicéntrico (dos focos) siendo el tamaño de la lesión mayor de 1,5 cms (pT1c) y la lesión menor de 0.5 cms. -Grado histológico 1 (Tubular 2, Nuclear 2, Mitosico 1). -Márgenes quirúrgicos libres de neoplasia. -Presencia de imágenes de invasión perineural. -Presencia de metástasis en 1 de los 12 ganglios linfáticos (pN1a). Buena evolución postoperatoria por lo que es dada de alta hospitalaria.
Vista en nuestras consultas con fecha 4-9-11 para valoración de tratamiento radioterápico sobre pared torácica derecha la paciente comenta dolor óseo a nivel pélvico, por lo que iniciamos despistaje de afectación ósea metastásica. Se realiza Gammagrafía ósea donde se objetiva afectación metastásica ósea a nivel del esqueleto axial, ambas articulaciones sacroilícas y pelvis. Se realiza TAC abdomino-pélvico que confirma el diagnóstico de sospecha de afectación metastásica ósea múltiple. La paciente presentaba EVA al inicio de 8.
Curso Clínico/Tratamiento aplicado:

Iniciamos tratamiento radioterápico con intencionalidad paliativa con técnica de hemibody inferior. Con fecha de octubre de 2011 realizamos irradiación de hemibody inferior alcanzado una dosis total de 8 Gy con fraccionamiento no convencional de 800 cGy/sesión/ 1 sesión. El tratamiento se administró mediante campos opuestos y paralelos conformados, sin cuñas, con inmovilización en espumed, nivel de planificación 3D. En el mismo se han incluido columna dorso-lumbar al igual que huesos pélvicos. Unidad de Acelerador lineal de electrones. Campos conformados con multiláminas. Previamente al tratamiento radioterápico realizó el siguiente tratamiento: Hidratación oral (alrededor de 2 litros de agua al día), iniciando la misma 24 horas antes de la irradiación y finalizando en 3 días. Solumoderin 125 mg: 1 vial IM al día durante tres días, iniciando el mismo día de la radioterapia. Yatrox 8 mg: 1 comp cada 12 h durante dos días.
De la misma forma iniciamos tratamiento con Acido Zoledrónico 1 vial cada 21 días. Fentanilo parches de 50 mcgr/72 h. Para el dolor irruptivo Fentanilo sublingual en comprimidos oral dispersables (Abstral®) a la dosis de 200 mcg/4 horas.  Dexametasona comprimidos de 4 mg/24h iniciando una pauta descendente a la mejoría de los síntomas álgidos. Asociamos al tratamiento un antiemético y un laxante.
La tolerancia al tratamiento fue aceptable, siendo revisada en nuestras consultas al mes de haber realizado la irradiación destacándose un EVA de 0.
Comentario/Puntos Clave:
Las metástasis óseas son la causa más importante de dolor oncológico, acompañándose frecuentemente de deterioro funcional, ansiedad y depresión con la consiguiente perdida de calidad de vida para los pacientes, que en muchos casos pueden ser largos supervivientes. La radioterapia con técnica de campo amplio (hemibody inferior) proporciona un importante y duradero alivio sintomático con escasa toxicidad para el tratamiento de las metástasis óseas.
En cualquier caso, debemos realizar un control farmacológico del dolor basal, de acuerdo a la escalera analgésica de la OMS porque con su uso se consiguen altos porcentajes de alivio del dolor, aunque hoy en día también se habla del ascensor terapéutico donde se reducen los escalones inferiores evitando una interpretación compartimentada del tratamiento del dolor.
De igual importancia es preguntar a nuestro paciente si tiene exacerbaciones de su dolor para averiguar si tiene dolor irruptivo, de ser así debemos de preever su tratamiento, ya que afecta la movilidad del paciente, interfiere el sueño, empeora los niveles de depresión y ansiedad, en general, empeora su calida de vida, por lo que su valoración hay que hacerla siempre.

No hay comentarios:

Google Search

Loading...