domingo, 14 de abril de 2013

Investigadores andaluces crean un dispositivo que mejora la precisión en la radiación de tumores en movimiento


Este sistema reduce las sesiones de Radioterapia hasta en diez veces, lo que supondría un ahorro de 1,5 millones, y es una opción terapéutica para usuarios que no podían beneficiarse actualmente de radiaciones

Un grupo de investigación del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla ha patentado y licenciado para su comercialización un sistema de control externo de la posición interna de los órganos y tumores para optimizar la radiación en pacientes que padecen algunos tipos de cáncer que se encuentran en fases iniciales o con un número limitado con metástasis. Estos dispositivos, ideados y diseñados para inmovilizar puntos concretos del tórax, abdomen y el cráneo, permiten concentrar la radiación en la zona dañada y evitar su incidencia en los tejidos sanos. Así lo ha anunciado hoy la consejera de Salud y Bienestar Social, María Jesús Montero.
En concreto, los profesionales sanitarios han patentado y licenciado dos dispositivos para mejorar la eficacia de las sesiones de radioterapia. Uno de ellos se centra en la inmovilización del tronco y está destinado a pacientes que con el tipo más frecuente de cáncer de pulmón (carcinoma de pulmón no microcítico -de células no pequeñas- con una prevalencia del 80%), de cáncer hígado o de abdomen, entre otros. Este sistema, cuyo nombre comercial es Exacradle, tiene siete puntos de compresión para inmovilizar única y exclusivamente la zona afectada.
Se trata, por tanto, de "fijar la diana mediante un sistema de presiones focales individualizadas a cada paciente", ha apuntado la jefa de servicio de Oncología Radioterápica del Hospital Virgen del Rocío, María José Ortiz.
El otro dispositivo patentado añade unas máscaras de sujeción termoplástica que inmoviliza la cabeza y el cuello del paciente y se adapta completamente a su fisonomía. Esta estructura, que comercialmente se denomina Exaframe, se usa para la radioterapia de tumores en el cerebro, en el cuello o en la cabeza.
En ambos casos, los materiales que se han utilizado para crear los dispositivos son compatibles con los sistemas de toma de imágenes y no interfieren ni en la realización de TAC, ni de resonancia magnética nuclear, ni con los haces de radiación. Además, entre las ventajas más destacadas de sendos dispositivos es su carácter no invasivo ni doloroso para el paciente.
Procedimiento
Para mejorar la eficacia de estos dispositivos, los profesionales, procedentes de dos unidades de gestión clínica del Hospital Virgen del Rocío – de los servicios de radiofísica hospitalaria y oncología radioterápica-, han mejorado, además, los cálculos matemáticos y físicos que se realizan a cada paciente, previos al tratamiento oncológico, para localizar la zona a tratar, un procedimiento que incluye la variabilidad del movimiento interno de los órganos producto de la respiración natural que, hasta ahora, no se tenía en cuenta.
Según ha explicado uno de los radiofísicos del grupo de investigación y creador de los dispositivos Exaframe y Exacradle, Santiago Velázquez, los órganos se mueven de manera natural en el interior del organismo unos milímetros e incluso centímetros, por lo que el objetivo es predecir matemáticamente los desplazamientos de órganos internos del paciente durante la radioterapia para, así, prever posibles complicaciones durante el tratamiento. La oncóloga radioterápica de la unidad, Elena Montero, ha participado en el desarrollo e implementación clínica de los dispositivos.
Dicho movimiento se detecta e identifica mediante un TAC (Tomografía Axial Computarizada) "lento", que permite tomar las imágenes a un ritmo menor a fin de captar los cambios internos de posición fruto de la respiración del paciente y, a partir de estas imágenes, realizar un diseño matemático del tratamiento. De esta manera, "se fija la posición del tumor para poder aplicar la radiación únicamente en la zona dañada, reduciendo la incidencia que se puede producir en los tejidos sanos de alrededor", apunta Velázquez.
Con estos cálculos y los dispositivos de inmovilización se incrementa el control tumoral y se personaliza para cada paciente, según el movimiento interno de cada cual y la zona en la que se encuentra el tumor.
Disminución de las sesiones de radioterapia
Los beneficios de estos dispositivos, que actualmente se emplean en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, inciden directamente en el bienestar del paciente ya que se consigue reducir casi diez veces el número de las sesiones de radioterapia, porque al localizar con exactitud el punto en el que se debe aplicar la radiación, inmovilizarlo y manteniendo seguras las zonas de alrededor, es posible aumentar la dosis empleada y reducir el número de sesiones.
Así, por ejemplo, para la radiación convencional de un cáncer de pulmón no microcítico se requieren alrededor de 30 ó 35 sesiones, mientras que con la aplicación de este sistema se pueden reducir a un total de tres. Consecuentemente, este beneficio para el paciente se traduce también en un ahorro del coste de cada tratamiento completo.
En Andalucía, durante el pasado año, se realizaron más de 216.000 sesiones de radioterapia a más de 10.000 usuarios. Con esta nueva técnica se conseguiría reducir el número de sesiones en diez veces menos, lo que supondría un ahorro de 1,5 millones de euros.
Adicionalmente, la combinación de los dispositivos de inmovilización con la técnica de aplicación de altas dosis de radioterapia –una técnica que el grupo de investigación está en proceso de acreditar-, ofrece una alternativa terapéutica a pacientes que, hasta el momento, no la tenían o para los que la única alternativa hubiese sido una cirugía que, bien no se pudiera realizar por la situación clínica del paciente o por rechazo a la misma. Este sistema abre una nueva vía al mejor control de la enfermedad, mejora la calidad de vida de los pacientes y aumenta la supervivencia.
Un total de 41 pacientes ya se han beneficiado en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla de las ventajas que conllevan estos dos dispositivos y se estima que, anualmente, el número de usuarios que se traten con estos nuevos sistemas en este centro podrá ascender a 200.
Tecnologías creadas en el seno de una spin-off
El Exaframe y el Execradle han sido ideados y diseñados por Santiago Velázquez, facultativo del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, y han sido licenciados en el seno de una spin-off creada en el Sistema Sanitario Público de Andalucía y denominada Anatomical Geometry. Su puesta en marcha, en diciembre de 2012, se debe a la vocación del grupo de investigación de mejorar, a través de la práctica científica, la calidad de vida de los pacientes y a la necesidad de introducir tecnologías sostenibles y eficientes en el mercado sin perder el sello andaluz.
Para la creación de esta spin-off, los investigadores han contado con el apoyo y asesoramiento integral de la Oficina de Transferencia de Tecnología del Sistema Sanitario Público de Andalucía (OTT-SSPA) que, ubicada en el seno de la Fundación Progreso y Salud, tiene por objetivo la traslación de los resultados de la investigación a la sociedad, vehiculándolos hasta llegar al mercado y posibilitar su transferencia.
Así, en 2012, además de Anatomical Geometry, se han creado otras tres spin-off: Padmed, dedicada al desarrollo de aplicaciones en salud; UcoTrack, que desarrolla aplicaciones informáticas para el estudio de pacientes con afecciones reumatológicas; y Digitalica, que presta servicios de asistencia y fabricación digital médica avanzada.
Balance de Transferencia Tecnológica
La Oficina de Transferencia Tecnológica del Sistema Sanitario Público de Andalucía (OTT-SSPA) ha cerrado el ejercicio 2012 con unos ingresos de 3,8 millones de euros mediante los acuerdos de licencia y acuerdos de colaboración firmados con empresas privadas, lo que supone el doble de los ingresos obtenidos el año anterior.
En concreto, la OTT-SSPA ha realizado una labor activa de identificación de empresas nacionales e internacionales susceptibles de establecer acuerdos de licencia sobre las patentes y desarrollos que actualmente existen en cartera y, como resultado, se han logrado 18 acuerdos de licencia, un 50% más que en 2011, que han aportado 137.000 euros al Servicio Andaluz de Salud. Entre ellos, cabe destacar un acuerdo con la empresa biofarmacéutica Innovaxis para el desarrollo de la fase III de un ensayo clínico de terapia celular, dirigido a evitar la amputación de miembros inferiores en pacientes diabéticos.
Por otro lado, se han firmado 36 acuerdos de colaboración con empresas, lo que supone un ingreso de 3,6 millones de euros a los grupos de investigación del Sistema Sanitario Público de Andalucía, el doble de los ingresos con respecto a 2011.
Adicionalmente, la Oficina de Transferencia Tecnológica ha tramitado 45 solicitudes de patente nacional, cinco registros de propiedad intelectual y 51 solicitudes de patente internacional, a lo que se suma la labor formativa que ha desarrollado y de la que se han beneficiado un total de 200 personas. Concretamente, durante el año pasado se han llevado a cabo tres cursos, celebrados en distintas provincias andaluzas y combinado la formación on-line y presencial, para el desarrollo del conocimiento práctico en la materia. Los cursos impartidos han sido: "Propiedad Industrial e Intelectual", "Transferencia de Tecnologia", y "Creación y puesta en marcha de spin-off".
También, en 2012, se ha realizado la III Edición del Curso de Valoración y Transferencia de Activos Intangibles en el Sector Biosanitario, en el que cerca de una veintena de expertos nacionales de primer nivel han participado con el objetivo de conocer las principales herramientas para poder valorizar las ideas que se generan en el sector de la I+D+i en Salud y poder transferirlas a la industria de manera eficaz y eficiente.

No hay comentarios:

Google Search

Loading...